• Gabriela Herrera

Anne with an E y empoderamiento femenino | Reseña | Blog



Te cuento que contaba los días para publicar esta entrada del blog porque me emociona mucho escribir sobre Anne, esta maravillosa serie.


Decidí ver esta serie junto con mi hija Caro, que tiene 9 años, para tener una actividad que disfrutáramos juntas y porque sabía que habría temas que ella aún desconocía pero que prefería que supiera por mi. Puedo decirte que nos dejó grandes reflexiones y momentos invaluables.


La serie está basada en la novela Anne of Green Gables (Ana de las Tejas Verdes) escrito por Lucy Moud Montgomery y comienza cuando los hermanos Matthew y Marilla Cuthbert (1896) deciden adoptar a un niño para que les ayude con las labores de la granja. Para su sorpresa, no es un niño quien está esperando a Matthew en la estación de trenes de Charlottetown, es una niña pelirroja, con pecas, con una gran imaginación, un amplio vocabulario que dice llamarse Anne (con una E) Shirley (el apellido de sus padres biológicos que fallecieron cuando ella era una bebé).


El color de cabello era algo que Anne rechazaba ya que en esa zona canadiense, era la única con "cabello de fuego" y pecas, algo que la hacía sentir fea a comparación de otras niñas y que al finalizar la historia cobra sentido con el descubrimiento que hace Anne sobre su linaje.


A lo largo de la serie no solo te enamoras de Anne, su gran intelecto y corazón, también vas tomando cariño al resto de personajes que poco a poco se dejan tocar por la bondad, compasión e ideología de Anne.


Algunos temas que se abordan a lo largo de la serie son: Adopción, racismo, preferencias sexuales, desigualdad, valores, derechos, duelo, abuso, bullying, abandono y feminismo, entre otros.


El ver esta serie con mi hija fue una gran aventura de esas que estoy segura que las dos recordaremos de por vida, ya que junto a Anne experimentamos ternura, injusticia, dolor, rabia, amor, simpatía y empoderamiento.


En la serie pudimos apreciar el rol al que se sometía a las mujeres en aquel entonces, el cual era ayudar en las tareas del hogar (no de la granja), preparar alimentos, ser valoradas cuando contraían matrimonio con alguien que fuera el encargado de protegerlas, la universidad no era una opción para muchas y algunas familias adineradas consideraban la escuela de señoritas en la cual les enseñarían a comportarse como damas y estar a la altura de su futuro marido.


Durante la serie hay varios momentos en los que Anne, al cuestionarse todo y expresar en voz alta sus pensamientos, muestra desaprobación sobre el rol de la mujer y sus ganas de que las mujeres tengan los mismos derechos que los hombres de esa época, que tengan el derecho a decidir que hacer en todos los aspectos de su vida y también nos deja una gran enseñanza sobre el amor: Se manifiesta de muchas formas.


Nuestras cinco frases favoritas de Anne sobre empoderamiento femenino son:


"Quiero ser la heroína de mi propia historia".
"Las chicas pueden hacer todo lo que un chico puede hacer, y más".
"Seremos iguales y compañeros, no sólo marido y mujer. Y ninguno debería tener que abandonar el deseo de su corazón".
"Los chicos pueden hacer lo que quieran y los chicos tienen todas las oportunidades. ¿No merezco, como mujer, tener siquiera una opinión?".
"Las mujeres importan por lo que son, no en relación a un hombre. Merecemos el derecho a la autonomía corporal y a ser tratadas con respecto y dignidad. Decir detente y que nos escuchen, en lugar de forzarnos y decir que un hombre sabe más sobre nuestros derechos básicos y deseos que nosotras… Los hombres no completan a las mujeres, ellas nacen completas".

Al terminar de verla mi hija y yo hemos platicado mucho sobre las diferencias entre ese entonces y ahora en todos los sentidos, por ejemplo el transporte, la tecnología, la educación, la vestimenta, las profesiones. Pero también hemos hablado sobre todo lo que hemos avanzado en cuanto a derechos de las mujeres y todo lo que aún falta por hacer para que las mujeres realmente podamos gozar de las mismas oportunidades y sobretodo, de nuestra libertad.


Hablamos sobre las preferencias sexuales y para algunas amigas el que lo hable con ella a los 9 años les pareció muy prematuro, pero para mi al igual que la sexualidad en general, son cosas que se deben de hablar desde siempre conforme a su edad y lo que ellos sepan. En este caso ella comprendió que el amor y las preferencias no se eligen, simplemente se manifiestan y que el amor es amor en todas sus formas y que el respeto es el mismo a todas las personas.


Espero que la vean y la disfruten tanto como nosotras. Gracias Anne por llevarnos contigo en este hermoso camino y por generar un recuerdo imborrable en nuestra relación madre-hija.


Gaby

Todos los derechos reservados www.gabrielaherrera.mx