La paciencia en la vida y en pareja | Relación de pareja


Photo by Elena Koycheva on Unsplash

Definitivamente no todos tenemos la misma paciencia e incluso algunos para ciertas cosas no la tenemos, pero no nos desanimemos que la paciencia se puede desarrollar siempre y cuando así lo queramos.

Yo llegué a pensar que si antes de nacer todos necesitáramos pasar por una serie de stands para obtener todas nuestras características, probablemente me haya pasado de largo el de la paciencia o fui con mucha prisa y miren que durante mucho tiempo la gente me alababa la paciencia que le tenía con los niños. Siempre aclaré que esa era harina de otro costal porque la paciencia que me dieron no alcanzaba para los mayores.

Poco a poco y con diversas experiencias, pareciera que la vida, Dios, el destino o en quien tu creas, haya querido que la desarrollara porque miren que me tocaron vivir situaciones en las que o esperaba o esperaba.

Después me di cuenta que en la vida y con la pareja la paciencia es un ingrediente que ayuda a que todo sea mas llevadero. En las relaciones de pareja es común que existan pequeñas o grandes crisis, ya que vamos atravesando diferentes etapas, cambiando en varios aspectos y acostumbrándonos al o la que está ahí a lado. Lo que antes eran pequeños defectos un día se convierten en unos grandes monstruos insoportables que escuchas, ves y encuentras a 10 kilómetros a la redonda.

Tener paciencia no significa que sea un hecho que la pareja logrará salir de la crisis porque existen muchos factores que intervienen, pero puede ayudar a generar un poco de empatía en medio del caos.

Como lo comenté al principio, afortunadamente la paciencia se puede desarrollar y se trata únicamente de escoger la actitud que tendremos durante la espera. Está en nosotros decidir si esperaremos enojados, gritando, humillando al que pase por en frente, culpando a todos, presionando y acelerando o si mantenemos una actitud tranquila, ecuánime, empática aunque estemos a la expectativa.

Aplicar la paciencia en la relación de pareja en medio de una crisis no es fácil, pero si recordamos que la actitud es nuestra, podremos hacer un pequeño cambio. Se los dice una acelerina que ha tenido que invitar a la calma y a la paciencia a su vida.

¿Cómo desarrollas tú la paciencia?

Abrazos,

Gaby


Todos los derechos reservados www.gabrielaherrera.mx