Horarios de sueño en niños


En cuanto a la crianza existen muchos debates sobre cuál es el método correcto para utilizar con nuestros hijos.

En lo personal, soy de la idea que los que deben de estar de acuerdo son los padres y nada más. Siempre tendremos opiniones y mucha bibliografía a nuestro alcance, pero si haces algo con lo que no te sientes conforme pero lo haces porque lo leíste en el último best seller probalmente no tenga el mismo impacto o resultado. Si sigues con dudas puedes informarte, utilizar otro método o simplemente seguir tus instintos. Tu mejor que nadie tienes la capacidad de saber lo que es lo mejor para tu hijo.

Varios estudios revelan que un niño que no duerme lo suficiente de acuerdo a su edad, podrá manifestar un rezago académico ya que se pueden ver afectados sus procesos cognitivos como: concentración, atención, memoria, etc. Y en lo emocional pueden mostrarse deprimidos, irritables, apáticos o ausentes.

Es muy importante que duerman la cantidad de horas que necesitan de acuerdo a su edad para que ese sueño sea reparador. El sueño nocturno es el que repara y si tratamos de compensar la falta de éste haciendo que duerma largas siestas durante el día, se verán afectados otros aspectos como: falta de actividad física, el juego, la socialización, etc. y al llegar la noche no tendrá sueño por lo que se dormirá más tarde.

A menudo en asesoría a padres cuando comentan que sus hijos se muestran irritables, molestos, golpean a compañeros en la escuela, están sensibles o susceptibles, recurro a investigar si las necesidades básicas del niño están cubiertas: ¿Come bien y a sus horas?, ¿Se hidrata lo suficiente? y la última pregunta muchas veces es la que los deja pensando ¿Duerme 11 horas durante la noche?.

Pensemos si nosotros adultos no dormimos suficiente, ¿Cómo nos sentimos al día siguiente? Cansados, aletargados, se nos dificulta concentrarnos y memorizar cosas, nos podemos sentir malhumorados o desanimados.

Algunos adultos tienen la capacidad de dormir una siesta de 20 minutos y recobrar energía para continuar con las actividades, pero otros (como yo) necesitamos por lo menos 2.

Establecer un horario para los niños desde que son pequeños, les ayuda a apegarse a una rutina, sobre todo entre semana. Es una forma de enseñarlos que deben de dedicar tiempo a descansar, tiempo para jugar, tiempo para aprender, tiempo para hacer sus deberes.

Hay estudios que sugieren que los niños con horarios establecidos, son niños que tienden a ser más seguros, autónomos por que se sienten más contenidos o protegidos en el ambiente familiar.

Te dejo esta tabla con los horarios de sueño recomendados para recién nacidos hasta niños de 3 años que comparte Baby center en español. De los 3 años en adelante lo recomendable es que duerman de 10 a 11 horas durante la noche y eliminar las siestas durante el día.

Si tus hijos aún no tienen horarios establecidos puedes comenzar poco a poco hasta que se vuelva rutina. Si aún no van a la guardería o al kínder, puedes establecer horarios para sus alimentos y snacks, horas de juego, detectar en que momento se siente más cansado, elegir la hora del baño, etc.

Si ya van a la escuela tener una rutina desde que despiertan hasta que se acuestan les permitirá anticipar (saber que sigue). Como mamá únicamente recordarás que actividad sigue y evitarás recibir negativas si de un momento a otro le pides parar de jugar para bañarse.

Recuerda que toda nueva rutina requiere una adaptación y en promedio ésta dura de 2 a 4 semanas, por lo que mi consejo es que deberás apegarte durante este tiempo y tratar de cumplirla al 100% para que puedas obtener los resultados adecuados.

Si deseas asesoría sobre este o algún otro tema, no dudes en contactarme vía correo electrónico o mensaje directo. Recuerda que tengo la opción de consulta en línea.

¡Dulces sueños!

Gaby


Todos los derechos reservados www.gabrielaherrera.mx