Tips para adaptación a la escuela


Esta semana se vivió el regreso a clases en México y en nuestra familia vivimos un cambio de escuela. A la par de esto algunas mamás que sus hijo apenas ingresaron al kinder me preguntaban: ¿Cuánto tiempo tardan los niños en adaptarse?

La adaptación lleva aproximadamente dos semanas, este es digamos el tiempo esperado en el que los niños podrán sentirse tranquilos, seguros porque ya tienen una rutina establecida. Sin embargo hay niños que se adaptan antes y otros después del tiempo y esto depende del apego que tengan a la mamá o papá, a su temperamento, a como lo reciban las maestras, entre otras cosas.

Esta adaptación prácticamente va para todos aunque el impacto es distinto dependiendo de la edad y del grado que cursen y aunque lleven años en la misma escuela, después de un periodo vacacional de más de dos meses, tener maestras nuevas, ver cosas nuevas en las materias, es un cambio.

Te platico que después de analizarlo por mucho tiempo (dos años y medio para ser exactos) decidimos cambiar a nuestra hija de escuela por diversos factores. Este cambio a ella en un principio le generó nerviosismo ya que había estado en la escuela anterior por 5 años y cuando entró a maternal no le costó el cambio de guardería a escuela grande porque yo trabajaba ahí, El primer día de clases ella ya conocía las instalaciones porque iba de visita conmigo, ya conocía a muchas maestras y se iba y se regresaba conmigo, fue muy cómodo para las dos.

Parte del tema del cambio es que ella quería que yo estuviera en la escuela nueva y le expliqué que yo no tendría trabajo ahí (porque ahora soy psicóloga independiente) pero que parte de que su mamá ya no trabaje para alguna institución, es poder tener tiempo suficiente para estar con ellos, asistir a juntas, cuentos, actividades, etc.

Comprendimos que el cambio le costaría y que necesitábamos apoyarla mucho en este proceso así que mencionaré algunos tips que creo importantes tanto para primer ingreso como para un cambio de escuela.

ESTABLECER RUTINAS Y ANTICIPAR LAS COSAS

Las rutinas nos ayudan a que los niños comprendan que se espera que ellos hagan y a la par les da seguridad. En disciplina positiva es una de las herramientas que se recomiendan a los padres a la par de anticiparles todo.

Por ejemplo si en mi casa no hay una rutina establecida y de un momento a otro me aparezco mientras mis hijos están jugando a indicarles que es momento de irnos, esto podrá causar tensión ya que no saben a donde iremos, porque lo hacemos justo en ese momento que ellos están jugando, no querrán irse o intentarán ganar unos minutos en los que yo puedo alterarme por el retraso y si logramos salir de casa a tiempo, los juguetes muy probablemente se hayan quedado tirados en el piso.

Por el contrario si yo les explico que a las 4:00 p.m. tenemos una cita con el pediatra, por lo que necesitamos salir de casa a las 3:30 y para eso ellos ya saben que deben cambiarse la ropa, colocarla en el cesto, si van a jugar deberán contemplar tiempo para recoger los juguetes y yo doy recordatorios como: "Nos vamos en 20 minutos", "En 10 minutos salimos de casa", ellos se acostumbrarán a que para todo hay un tiempo y que tienen una obligación al respecto.

Si en mi rutina siempre está llevarlos al parque para después regresar a bañarlos, que cenen y se acuesten, con horarios establecidos, evitaremos berrinches, pleitos, argumentos, negociaciones, porque ellos ya saben que se espera de ellos.

Para las rutinas te invito a colocar un tablero en casa en algún lugar visible con las actividades que deben realizar.

Para un primer ingreso a la escuela recomiendo anticipar y platicarles lo que sucedará durante el día: "Te llevaré a la escuela y ahí te recibirá tu maestra, jugarás con tus compañeros, comerás tu lunch, irás a la clase de neuromotor, música, etc. y cuando la maestra diga que es hora, tomarás tu mochila y yo estaré esperándote afuera". Conforme vean que coinciden las cosas que les decimos con lo que sucede en la escuela, la ansiedad irá disminuyendo.

CONOCER LA ESCUELA NUEVA

La mejor forma de familiarizarse con el cambio es saber y conocer a donde van. En la medida de lo posible te recomiendo que tus hijos conozcan y exploren la escuela antes del primer día de clases, esto les ayudará a reconocer cada lugar, saber cual será su salón, quienes son las personas a las que puede acudir, quien es su maestra, etc. Nosotros optamos por meterlos al campamento de verano que ofrecía el colegio a sugerencia de la directora y la verdad es que nos ayudó muchísimo en esta transición.

COMPRENDER LO QUE SIENTEN

Si minimizamos el problema lo agrandamos porque ellos no sentirán suficiente comprensión o apoyo de nuestra parte, peor aún si los regañamos o les prohibimos llorar por eso. Ser empáticos y respetuosos con ellos mencionándoles que sabemos que lo nuevo puede generar miedo, que comprendemos que les de tristeza no estar con mami, es una forma de que ellos vean que asumimos su problema, pero que también buscamos una solución.

UTILIZAR FRASES DE ALIENTO

La mayoría hemos crecido con la idea de que los premios y los castigos educan de manera correcta y lo mismo sucede con la alabanza, creemos que decirles frases como ¡Excelente!, ¡Campeón!, ¡No esperaba menos de ti!, ¡Eres mi orgullo, mi todo!, ¡Por eso te quiero!, les servirá momentáneamente, pero en el momento que pongan un pie en la escuela y no nos tengan detrás para decirles todo eso se podrán sentir incapaces de lograr las cosas o harán todo por buscar esas palabras nuestras y el día que estemos ocupados o no pongamos tanta emoción se sentirán debastados.

Alentar es darles herramientas para que ellos analicen como se sienten, qué les ayudó a lograrlo, les da poder porque son ellos lo que hablan y encuentran soluciones no nosotros. Si un alumno tiene el mejor promedio pero su mamá es quien prácticamente le hace toda la tarea, el promedio es de la mamá no del niño, probablemente el niño no haya aprendido nada de todo eso y el día que su mamá no pueda hacerle o pedir la tarea o estudiar con él, no sabrá que hacer.

Al alentar si podemos decir te quiero, me siento orgullosa de ti, de una forma serena tranquila y después de ayudarlos a analizar situaciones similares que puedan aportar algo a la actual.

ESTABLECER VÍNCULOS

En la medida de lo posible la escuela puede ayudarte a establecer un vículo con alguien, puede ser con la psicóloga que realizó la evaluación de admisión, con algún compañerito o alguna persona que haya visto ahí, para esto es importante que te acompañe cuando tengas que ir a llevar papelería, llenar información, etc.

En la escuela nueva de mi hija tienen un programa de tutores en el que nombraron tutora a una compañerita de mi hija que está en el mismo salón, las citaron el viernes antes de entrar para realizar unas actividades juntas, comer un almuerzo, en fin para conocerse. De esta forma mi hija el lunes que entró ya tenía una amiga y la entrada al salón fue mucho más sencilla.

A continuación comparto las preguntas que me hacen más seguido los papás por si alguna te puede ayudar.

¿Qué puedo hacer si ya pasaron 4 semanas y mi hijo no se ha adaptado?

Si esto llegara a suceder, es importante que te acerques a los directivos y maestros de la institución y juntos elaboren un plan para que tu hijo se sienta cómodo y seguro. Recuerda no debemos de minimizar y si no se ha adaptado es porque algo hay que trabajar pero siempre en conjunto escuela-padres.

¿Cómo puedo hacer un tablero con las rutinas?

En Pinterest encontrarás muchas opciones pero te dejaré algunas por aquí.

¿Se recomienda que los niños vayan a la escuela desde los 2 años?

En México es obligatorio ingresar a la escuela a los 4 años para cursar 2º de kinder, sin embargo el que ingrese antes dependerá únicamente de la familia, de si los dos papás trabajan fuera de casa o hacen home office, de la situación económica, etc.

Espero que les sirvan estos tips papás!! Un abrazo

Gaby

#regresoaclases #paternidad #crianza #familia #empoderamiento #escuela #cambios

Todos los derechos reservados www.gabrielaherrera.mx