• Gabriela Herrera

La llegada de un hermanito


La llegada de otro bebé a la casa es un momento que nos llena de alegría, emoción y que por otra parte puede llegar a preocuparnos por el simple hecho de como reaccionará nuestro hijo(a) mayor, entre otras dudas que nos asaltan como ¿Podré con dos hijos? ¿Cómo será la rutina? ¿Querré a los dos por igual?

Muchos papás se acercaban a mi con esta duda y por eso quiero compartirles algunos tips que podemos utilizar con el hijo mayor. Obviamente esto depende de la edad que tenga tu hijo(a) mayor, sin embargo, esta preparación nos sirve mucho también a nosotros los papás durante el embarazo y al momento del nacimiento.

Involucra al mayor en todo momento

Permite que participe en el momento de asistir al médico, que pueda escuchar los latidos del corazón. Que sugiera nombres para el bebé, que sienta las pataditas que da su hermanito(a) al moverse.

Recordar es volver a vivir

Mostrar fotografías de cuando estaba en el vientre de mamá o cuando decoraron su habitación, cuando le compraron ropa, cuando nació y /o llegó a casa. Esto le ayudará a sentirse especial y a ver como fue el proceso con el/ella. Si tienes videos, muéstraselos, será un momento muy agradable ver contigo la película de su vida.

Realza lo positivo

Puede presentar celos, enojo, tristeza en momentos previos al nacimiento. Es sano realzar los aspectos buenos de su personalidad y otra recomendación es hacerle ver los beneficios de ser un niño(a) grande sin esperar que se comporte como un adulto (ojo en esta parte papás). Simplemente antes y después del nacimiento, recuerda estos beneficios y menciona lo orgulloso que te sientes de él/ella.

Dale expectativas reales

Muchas veces cometemos el error de decirle que tendrá un hermanito@ con el que podrá jugar y que será su compañero de aventuras. Sin embargo para que eso suceda, por lo menos deberán pasar unos meses o el primer año para que el bebé pueda desplazarse y encontrar de lo más divertido a su hermano mayor. Es mejor seguir mostrando videos de los primeros meses, decirle que al principio duermen mucho, lloran porque de esa forma nos piden alimento o que necesitan algo. Esto ayudará a que sepa realmente lo que le espera y no quiera que al llegar del hospital el bebé esté listo para tirar unos penales o aprender una coreografía.

Mantén las rutinas o créalas antes de la llegada del bebé

Cuando se aproxime el parto, evita cambiar rutinas del niño (hora de comer, bañarse y dormir) ya que esto es algo que les da seguridad aún y cuando al momento de nacer el bebé, se encuentre al cuidado de otras personas. Si no las tiene, es buen momento de establecer horarios, esto te ayudará cuando nazca el bebé que el/la grande tenga sus horarios (sobre todo el de para dormir).

Hablarle sobre lo que sucederá

Explicarle que mamá estará en el hospital unos días pero que él/ella estará bien atendido y después de un par de días, volverán a casa con el nuevo integrante. Es preferible que esté a su cuidado algún familiar o ser querido y de preferencia, que esté rodeado de sus juguetes y de todo aquello que le da seguridad. Puede ser un momento en el que tu hij@ comience a hacer preguntas sobre como nacen los bebés, en mi opinión lo más sano es lo más cercano a lo real.

Acudir al hospital (maternidad) como visitante

Si en tu ciudad el hospital lo permite, ir a conocer a su hermanito(a) al hospital, será una gran aventura y si éste le trae un regalo (por más mínimo que sea), ayudará a que no se sienta alerta ante un posible desplazo por un ser adorable. Permite que lo acaricie, que lo bese y si tiene edad, que lo sostenga en sus brazos. Créeme que en ese momento se crea un vínculo increíble y que al presenciarlo tu corazón no cabrá en tu pecho.

Ten un equipo de apoyo

Hablar con familiares y amigos para que al llegar el nuevo integrante, saluden primero al hermano mayor, lo abracen, platiquen con él y después se acerquen al bebé. Los niños suelen verse afectados por el hecho de que la atención ya no está dirigida a ellos. Es importante que este equipo de apoyo los días que estés en reposo en casa te ayuden con el/la mayor, ir al parque, a pasear, será divertido y regresará contento.

Encuentra momentos para que estén solos

Al llegar a casa, por más que tratemos, las cosas cambian y ellos se dan cuenta. Lo primero a lo que nos podemos afrontar es por ejemplo estás lactando, el bebé comienza a toser y en ese momento tu hijo(a) mayor requiere de tu ayuda. Será uno de los primeros momentos en los que se dará cuenta que mamá o papá ya no están disponibles solo para él. Divídanse en algún momento del día para poder estar uno de los dos solo con él/ella. Necesita ese momento a solas con mamá y con papá.

La llegada de un segundo hijo puede crear un pequeño caos, sin embargo, siempre pongo el ejemplo de que es como un tren que va avanzando, los integrantes de la familia ya tenemos bien conocido-unido nuestro clan, tenemos rutinas y gustos establecidos. Este segundo hijo llega y se sube a ese tren que ya avanza, lo hacemos partícipe de esta familia y aprende a andar en este tren.

Uno de los beneficios de tener a tu segundo hijo, es que ya sabes lo que te espera, ya tienes experiencia por lo que tomas decisiones más fácilmente y puede que no llames al pediatra tan seguido.

Pero lo mejor de todo, es que te das cuenta que el corazón es tan grande que tiene la capacidad de sumar, por lo que eres capaz de amar con la misma intensidad a dos, tres, cuatro hijos más.


Todos los derechos reservados www.gabrielaherrera.mx