• Gabriela Herrera

Redes sociales: La presión silenciosa que acecha a los emprendedores.



Las redes sociales han revolucionado la forma de interactuar con nuestros amigos, conocidos, nuestros artistas favoritos o gente que comparte contenido con el que simpatizamos. Durante la pandemia, las redes sociales nos han permitido no sentir tanto el aislamiento o saber que no somos los únicos que nos sentimos de cierta forma. Las videollamadas por diferentes plataformas nos han permitido continuar con la socialización, el aprendizaje y los trabajos.


Sin embargo hay una presión silenciosa que acecha a los emprendedores que utilizamos las redes sociales: El número de followers.


La presión silenciosa se presenta en usuarios que tenemos alguna red social para ofrecer algún tipo de servicio, producto o contenido y aunque no queramos y aunque sepamos que eso realmente no importa, de vez en vez volteemos a ver el famoso numerito. ¿Por qué? ¿En qué afecta la cantidad de followers al trabajo que realizamos? En NADA. Y esto es algo de lo que no se habla, porque o no hay espacios para abordar el tema o todos seguimos haciendo como que "no pasa nada" y en ese no pasar nada, nos quedamos con sentimientos agridulces.


¿Por qué no se habla? ¿Por qué pesa tanto? ¿El número de seguidores determina la valía, la calidad o el prestigio?.


Dos personas pueden publicar exactamente lo mismo y pareciera que quien tiene mas credibilidad es la persona que cuenta con 100,000 seguidores que la que tiene 900, aún y cuando la segunda persona se también se haya preparado, también siga estudiando y sepa perfectamente de lo que está hablando.



No se trata de credibilidad, se trata de exposición: A mayor número de seguidores, más alcance, más exposición y esto genera presión.

¿Es justo? No lo es. ¿Está bien? no lo está. Ya que algunas personas que tienen una gran cantidad de seguidores han recurrido a distintos tipos de estrategias para posicionarse y lamentablemente no todos tenemos los mismos recursos para destinar a eso.

¿A qué me refiero? A compra de seguidores, sorteos o giveaways que ellos mismos patrocinan, menciones de sus cuentas por medio de influencers, publicidad pagada dentro de las redes y por último, la menos leal, comprar una cuenta que alguien hackeo a algun usuario con muchos seguidores, cambiarle el nombre y voilá de la noche a la mañana ser una cuenta con dos publicaciones y cientos de miles de seguidores.


Conozco personas valiosas, eminencias en su rubro que no tienen redes sociales y que sus servicios los promueve el mismo trabajo que realizan porque las personas quedan satisfechas, contentas y los recomiendan. Claro que no todos funcionamos así, a mi en lo personal me encanta la tecnología y es por eso que busqué la forma de que la gente antes de enviarme un mensaje, pueda revisar mis costos, mis horarios o incluso reservar, porque valoro su tiempo, ese que se puede perder hablando o mensajeando a la psicóloga para acordar un horario para la cita.


Las redes sociales, plataformas, la tecnología en general son grandes aliados de los emprendedores, de las empresas y de los usuarios y si llegaste hasta aquí y te identificas con lo que he escrito quiero decirte que sigas haciendo tu trabajo por ti y para ti, que te permitas conocer a tu comunidad, a tus clientes, que tu cuenta, tu tienda, tu humanidad sea lo que distinga tu servicio, no el número de followers.




Aclaración: Hablo por la mayoría de las personas que conozco, pacientes que comentan continuamente esto en consulta y que tienen una red social abierta al público y que hemos coincidido continuamente en estos temas.

Entradas Recientes

Ver todo