Paso a paso


¿Te ha pasado que te sientes abrumad@ solo de pensar en todas las cosas que tienes que hacer, en todos los pasos que tienes que dar para llegar o conseguir eso que quieres? ¿Te ha generado ansiedad un día complicado o lleno de actividades? A mi también.

Confieso que el mes pasado me empecé a sentir estresada al notar que mi agenda estaba cada vez más llena, sobre todo en diciembre. Notar que no tendrás ratos libres o fines de semana sin un break cuando eres joven / soltero / sin hijos es lo máximo... pero al ser un poco más mayor y con otras responsabilidades, esto ya no es tan divertido.

¿Qué me ha ayudado? Tratar de enfocarme en el hoy, en el ahora o en el presente.

Tomé un curso de mindfulness y esto es algo que nos enseñaron para evitar pensar demasiado en el ayer y el mañana mientras deberíamos de estar atendiendo plenamente el presente.  No ha sido fácil pero he podido aplicarlo a ciertas áreas de mi vida.

El 12 de noviembre fui a las pirámides de Teotihuacán por un viaje exprés que hicimos a la ciudad de México.  

-Teotihuacán, México. Pirámide del Sol-

Un miedo o fobia que tengo es a las alturas y es en situaciones en las que yo me encuentro expuesta, sin una protección. Por ejemplo: puedo subirme a aviones, cruzar puentes que estén completamente cerrados y asomarme hacia abajo en un edificio siempre y cuando haya un cristal de por medio, pero no tolero es estar "al aire libre" porque siento que me voy a caer.  

En este viaje decidí vencer un miedo y fue intentar subir hasta donde yo pudiera la pirámide del sol.  Pude llegar solo al primer descanso porque sentí que me faltaba el aire (la altura de la ciudad y la condición física no ayudaron). Subí sin pensar como iba a bajar ya que de eso me preocuparía más adelante.

 -Teotihuacán, México. Pirámide del Sol-

Tomé unas cuantas fotografías desde "lo alto" y llegó el momento en el que debía bajar.  

-Teotihuacán, México. Pirámide de la Luna tomada desde la pirámide del sol-

Podían pasar dos cosas: Ponerme a llorar por el pavor de pensar que me iba a caer y que no sería capaz o podía intentarlo.

Para intentarlo decidí enfocar mi vista en un escalón a la vez, no me permití ver más allá ni utilizar la vista periférica, centré toda mi atención en cada escalón que iba bajando y en mi respiración.  A mitad del camino unas personas pasaron muy cerca de mi, ellos iban bajando en zigzag y digamos que yo solo en zig (la bajé toda en la misma línea diagonal, no quise voltearme al otro lado porque no es mi lado dominante) y me recomendaron bajar como ellos.  Asentí, di las gracias pero continué atenta a mis pasos.

Al llegar abajo me sentía muy tranquila pero las piernas me temblaban como síntoma de que no estaba nada tranquila, que había bajado muy tensa, pero yo me sentía bien y me sentía en paz.

-Teotihuacán, México. Pirámide del sol y calzada de los muertos-

Esto lo estoy aplicando a mis días, a cada actividad que tengo que hacer y cada que mi cabeza empieza a acelerarse y quiere revisar la agenda, me recuerdo que solo debo de ver lo de hoy y lo de mañana.  Aún así si no anoto algo se me puede llegar a olvidar, por eso estoy tratando de que cada actividad y pendiente se anoten en el calendario dándole un respiro a mi memoria a largo plazo.

Centrarme en el paso a paso ha sido liberador y estoy convencida (no lo digo yo, lo dice la neurociencia) que ayuda a disminuir padecimientos y enfermedades relacionadas con el estrés.

Vivamos y disfrutemos más el HOY. 

Gaby 

#psicología #mindfulness #viajar

Todos los derechos reservados www.gabrielaherrera.mx