Enamorarme de mi | Amor propio


¿Cuántas veces hemos intentado encontrar la fórmula correcta o perfecta para el amor? Desde siglos atrás se monetizaba con el amor, la diferencia es que con nuestro ahora acelerado ritmo de vida y la rapidez con la que hoy en día obtenemos servicios, búsquedas, resultados, nos ha hecho creer que el amor surgirá así rápido sin trabajarlo o regarlo.

A lo mejor estás pensando ¿Y eso que tiene que ver?, pues para mi es la respuesta a situaciones que hoy en día observo en jóvenes y adultos.

En el afán de correr, de obtener todo rápido y sin esfuerzo alguno, nos hemos olvidado de la importancia de cuidar una relación y obviamente de la importancia de amarnos a nosotros mismos. Si me pongo a analizar a generaciones pasadas, desde siempre creo que ha carecido de importancia el amarse a uno mismo pues antes el hombre y la mujer debían de soportar todo en una relación por el famoso "que dirán", por los hijos, por el estatus e incluso se debía de renunciar a sus propios sueños por eso.

Hasta hace un par de años no haber tenido pareja a cierta edad, no haberse casado o no haber tenido hijos era sinónimo de falta de realización y de comentarios cargados de lástima hacia la persona que no había cumplido con esos requisitos.

Hoy en día es cierto que gozamos de mayor libertad y menos

prejuicios que antes, pero ahora detecto algo que llamaré:

egocentrismo calculador.

¿A qué me refiero con esto? Que ahora hay más gente dispuesta a renunciar a todo por perseguir sus sueños, sin embargo la mayoría de esos sueños son basados también en un estatus, en una falsa felicidad, en un comparativo que se hace con otras personas, en la popularidad o fama y a veces (no siempre) el fin es el mismo: Se hacen o se dejan de hacer cosas por los demás.

Dentro de este egocentrismo, se teme al compromiso por lo que a veces las personas duran más tiempo saliendo que lo que duran cuando se hacen llamar pareja formal.

No digo que esté mal, recuerda que me considero una persona que piensa que mientras seas feliz, hagas lo que te plazca sin dañar a nadie.

Pero así como enamorarse de alguien más implica una fase de conocimiento, de exploración, de ajustes, de deseo, de alboroto de hormonas, de aceptación, de comunicación, de intentos fallidos o exitosos hasta llegar poco a poco a la fase de: conozco todos tus defectos y aún así te quiero porque eres el o la compañera que necesito a mi lado. Esto mismo implica el enamorarse de uno mismo.

Enamorarme de mi es un proceso también de aceptación y de autoconocimiento en un aspecto muy profundo. Es conocer todos los defectos y trabajar con bondad en ellos, observando desde este punto de amor porque no necesitamos ese defecto y porque deberíamos cambiarlo para mejorar nuestra calidad de vida o nuestro estado de ánimo. Implica hacer las paces con algunos de ellos y aceptarlos como parte de nuestra identidad, de nuestra esencia.

¿Nos hemos puesto a pensar si somos la compañía que queremos,

si nos aceptamos con todos nuestros defectos o nos juzgamos,

criticamos todo el tiempo y deseamos cambiar en varios aspectos?

Si me quiero, valido mis emociones y hago las cosas porque van dentro del plan de quien soy, quien quiero llegar a ser y a donde quiero llegar. Comprendo que con esto vendrá un proceso de depuración en el que deberé eliminar de mi vida gente, situaciones, pensamientos y acciones que vayan en contra de mi. Es aceptar que mi estabilidad emocional es importante y que primero estoy yo.

Después de esto, enamorarse de alguien más será igual que antes la diferencia será que ahora se partirá desde un punto de vista más objetivo y respetuoso e incluso a la pareja se le verá como uno de los ingredientes de la receta. Este ingrediente puede ser uno de los que de sabor, color o consistencia, pero no el que soporte las bases de la felicidad absoluta porque la felicidad ya está dentro de nosotros y deseamos compartirla, junto con nuestros sueños y metas con la persona que elijamos como compañer@ de vida.

Así que termino invitándote a reflexionar:

¿Qué estás haciendo hoy para enamorarte de ti?

Gaby


Todos los derechos reservados www.gabrielaherrera.mx