• Gabriela Herrera

¿Y si hubiera...? Tres palabras que pueden marcar tu vida


Y y SI son las dos palabras menos aterradoras que existen, pero puestas una después de la otra tienen el poder de atormentarte el resto de tu vida: ¿Y si… y si... y si? “ Cartas a Julieta.

Hoy te quiero hablar de algo que pienso que a todos nos ha pasado alguna vez en la vida… Quedarnos con las ganas de hacer algo por miedo. Esta semana en mis redes puse una imagen que decía “Hazlo y si tienes miedo, hazlo con miedo”. Por eso dedico esta entrada del blog a este tema porque quiero y necesito profundizar en algunos puntos que te podrán servir como a mi.

El miedo, como lo mencioné en esa mini reflexión, suele aparecer cuando estamos pensando hacer/iniciar algo o nos estamos planteando emprender ya sea un negocio, una idea, un sueño o una huida.

El miedo tiene el poder de impulsarnos a comenzar, a agarrar las riendas con fuerza e ir por lo que deseamos o tiene el poder de destruirnos.

Hago referencia a la película de Cartas a Julieta ya que es una de mis películas favoritas (sé que es una película romántica o chick flick) pero tengo varias razones que te quiero compartir.

La frase que elegí al empezar. Realmente me dejó pensando desde la primera vez que la vi ¿Quiero seguirme cuestionando lo que hubiera pasado si hubiera hecho ese viaje, si hubiera empezado ese negocio, si hubiera tomado esa decisión? ¿o prefiero vivir y saber lo que ocurrirá?


Que nunca es tarde y que no hay edad para el verdadero amor.

Que vale la pena ser fuerte y valiente al dejar lo seguro, confiable y estable si ese lugar ya no te pertenece.

Que se vale perseguir tus sueños y cumplirlos sin importar lo que digan los demás.

Que no tomar ciertas decisiones por miedo, nos puede dejar anclados al pasado y no permitirnos avanzar completamente.

¡Los paisajes! Puede ser que pienses que esta no es una buena razón, pero yo después de verla, agregué algunas cuantas cosas a mi lista de “cosas por hacer." Así que ahora tengo pendiente un viaje a Verona y un recorrido por la Toscana (entre otras cosas).

Balcón de Julieta. Verona, Italia.

Fotografía cortesía de mi amiga @melissa.mayte

Después de esto te invito a hacerte las siguientes preguntas: ¿Tengo un plan, un sueño, una meta? ¿Estoy trabajando en ello? Si la respuesta es no, ¿Qué me detiene? ¿El miedo? ¡Pues hazlo con miedo!

¿Qué sería lo peor que podría pasar, o cuál sería el mayor temor?

¿Fracasar? Podrás decir al menos lo intenté.

¿Caer? Te levantarás más fuerte.

¿No obtener lo que deseas? Entonces ese no era el camino para ti.

¿El qué dirán? Créeme hablarán, lo harán como quiera ya sea para bien o para mal.

¿Qué no crean en ti? Algo más importante… ¿Crees en ti? Si la respuesta es si, ¡Felicidades!, ya estás más allá de la mitad del camino. Tu éxito dependerá únicamente de ti.

¿Rechazo, envidia? Siempre existirán, pero cuando te vuelvas exitoso o pleno habrá algunos que ahora lo hagan evidente, pero también habrá otros que te acompañarán, te motivarán, te aconsejarán y jamás te soltarán.

Con esto, quiero invitarte a tratar de eliminar el ¿y si? y darle la bienvenida al: LO HICE.

Luchar cada día por alcanzar una meta personal, por cumplir ese sueño, valdrá la pena y el arrepentimiento será peor si jamás lo intentamos. Hay oportunidades que se presentan solo una vez en la vida, ¿las dejaremos pasar?.

Con cariño,

Gabriela


Todos los derechos reservados www.gabrielaherrera.mx