Acciones preventivas | Violencia escolar

Actualizado: ene 28





En este mes de enero como saben, en la ciudad de Torreón hubo un ataque en una escuela en el que lamentablemente perdieron la vida tanto la maestra como el agresor. Muy a nuestro pesar parece que esto sucede cada vez más seguido y no me refiero solo a los tiroteos en las escuelas, me refiero a los atentados contra la vida de otros y es un tema que a todos nos preocupa y nos duele. Mi hija, como tú y como yo, se asustó mucho cuando se enteró y le dolió que un niño en ese caso, lastimara e hiriera a otros.


Algunas amigas me preguntaron que opinaba al respecto sobre que decir y que no decir a sus hijos y me recomendaron escribir un post lo cual me pareció una gran idea.

Sin embargo estuve borrando, escribiendo, editando muchas veces este post porque es un tema sumamente delicado que requiere mucho cuidado de mi parte.

Así que después de pensarlo preferí darle un enfoque desde la prevención ya que cuando ya sucede una agresión de este tipo, cada familia decidirá que hacer o que decir si son los niños quienes llegan con la información a casa porque algún compañero les platicó y en caso de que esto suceda, siempre recomiendo indagar que tanto saben y de ahí partir.


Entonces si nos enfocamos en la prevención, ¿Qué podemos hacer cada familia desde nuestra casa para evitar que sucedan estas cosas?.


Expresar las emociones. Si enseñamos a los niños a conocer y externar sus emociones, será más sencillo para ellos identificar las de otra persona. Es muy importante que sepan que hacer con las emociones ya que algunas veces solo necesitarán hablarlo y algunas otras necesitarán canalizarlas para no dañar a otros. Teniendo claro esto será más fácil para ellos notar u observar que algún compañero pasa la mayor parte del tiempo triste, enojado, asilado y podrán hacer algo como ofrecer su amistad o ayuda o comentárselo a alguien más.

¿Quieres saber más sobre las emociones en los niños? Da click aquí.


Ser compasivos. Existen muchos valores como el respeto, la honestidad, integridad, seguridad, responsabilidad, comunicación, humildad, justicia, la compasión, etc. Y muchos de estos los trabajamos en el día a día, pero es importante tener presente el valor de la compasión ya que al enseñarles a ponerse en los zapatos del otro y realizar una acción que ayude o beneficie al otro, los estamos enseñando que cada persona cuenta y que en determinado momento todos necesitamos ayuda.


Pedir ayuda. Al mencionar que todos podemos llegar a necesitar ayuda, si les enseñamos que está bien pedir ayuda, que está bien decir "no puedo, no quiero o auxilio", les estamos enseñando que no tienen porque llevar una carga invisible a cuestas.


Conversar con ellos. Tener momentos en los que en familia podamos externar como nos sentimos, que ha pasado o simplemente poner un tema sobre la mesa, ayuda a los niños y jóvenes a poner en palabras algunas cosas que podrían estarles preocupando, generando duda o incomodidad.


Ser su apoyo y contención. Si has visto series como Elite o 13 reasons why en la que los protagonistas tienen entre 16 años y 18 años, te darás cuenta que algunas o muchas de las situaciones se pudieron evitar si tan solo se hubieran acercado a su familia sabiendo que a pesar de una consecuencia, recibirían el apoyo y contención que necesitaban.


Respetarlos como individuos. La mayoría de los adultos en algún momento podemos caer o haber caído en la idea preconcebida de que los niños solo son niños y no tienen ciertos derechos que tenemos los adultos. Sin embargo si no los respetamos como individuos los niños pueden llegar a sentirse excluidos, que su voz no cuenta y sentir rencor o indiferencia cuando alguien de su entorno alce la voz.


Promover la gratitud. Al igual que la compasión y la comunicación la gratitud tiene grandes beneficios y uno de ellos es poder enfocar nuestra atención en lo positivo. Tener la capacidad de observar mi día, mi entorno, mi realidad y dar gracias por algo permitirá enfocarse en las cosas buenas, en los momentos valiosos y no únicamente en lo malo.


La vida es un regalo, el mas valioso. Es algo tan básico que se nos olvida hasta que sucede algo en nuestro entorno que nos recuerda lo vulnerables que somos. Definitivamente es algo por lo que podemos dar gracias todos los días y algo que debemos hacerle ver a nuestros niños es que la vida es un regalo muy valioso y que no debemos quitársela a otro ni quitárnosla a nosotros. Pensemos si de verdad les estamos dando este mensaje o nos enfocamos más agradecer por el estatus económico y/o social.


Revisemos la mochila emocional.

*Fotografía vista en la red.


Espero de corazón que cada papá, mamá, adulto responsable de un niño o joven o un grupo de estos, hagamos lo necesario para estar atentos ante cualquier cambio que presenten, cualquier comentario y actuemos. El mundo necesita más amor y los niños y jóvenes necesitan sentirse amados. Todos y cada uno podemos decidir si queremos hacer sentir bien e importante al otro o hacerlo sentir que no vale y no es importante.


Un fuerte abrazo y mis condolencias para las familias.


Gaby


Todos los derechos reservados www.gabrielaherrera.mx