13 días de gratitud para celebrar la vida


Hoy cumplo 36 años y la mejor celebración que pude hacer fue el compartir 13 días con ustedes aspectos por los que doy gracias cada día. La gratitud es una forma de aprender a ser más positivos, de poder observar, analizar nuestros días y es también una forma de sentirnos más felices. Los psicólogos especialistas en psicología positiva entre muchas otras cosas, hablan de la impacto que tiene la gratitud en la felicidad, así que por eso quise invitarlos y espero en mi caso, retomar este hábito.

Estos fueron mis agradecimientos durante 13 días y fue maravilloso que se unieran, comentaran, me enviaran mensajes... ese es el mejor regalo que puedo tener, desde la distancia y a través de una computadora, lograr tocar uno o varios corazones con mis letras, esto no se compara con nada y me llena de felicidad.

Gracias como siempre por ser parte de mis letras y por celebrar durante 13 días mis 36 primaveras.

L@s quiero mucho

Gaby

Día 1: A mis papás

Hoy comienza el mes de abril y también comienzan los 13 días en los que agradeceré junto con ustedes. En el primer día quiero agradecer a mis papás ya que por ellos estoy aquí en la tierra después de una llegada medio caótica e intensa como suelo ser. Nací prematura, a las 32 semanas de gestación pesando tan solo 1.2 kg por lo que estuve en incubadora dos meses. Estoy segura que esto fue todo un reto al tener que cuidar y atender a un hijo de 4 años y tener que ir a visitarme todos los días, pero lo lograron y así iniciamos un trayecto de vida. A mi papá le agradezco el enseñarme que una mujer debe ser fuerte, puede defenderse, que no debe permitir que nadie la trate mal y que obtienes más siendo congruente, leal y justo. A mi mamá le agradezco el siempre estar ahí para mi, por querer siempre lo mejor para nosotros, por enseñarnos que si tienes $5 pesos puedes ahorrar $2, que las cosas se consiguen trabajando, que la familia siempre es y será un punto de retorno cuando las cosas salen mal, que los mejores recuerdos se construyen en la infancia, por fomentar la unión entre hermanos y familia en general y que el miedo a veces puede ser tú mejor aliado porque te impulsa a salir a adelante. Te amo mamá ❤️

Día 2: Lo que me gusta de mi

Mis ojos. Este par ambivalente me gusta mucho. Al natural lucen tristes por la forma que tienen, pero maquillados son muy diferentes. Pasan del asombro al análisis, de la alegría a la tristeza, del amor a la explosión (porque cuando me enojo toman mucha fuerza y saltan chispitas).

Más allá de permitirme ver, por lo que obviamente también doy gracias, son mis aliados porque me ayudan a comprender situaciones.

Me gustan porque son dos ventanas que reflejan lo que siento y pienso, muchas veces la gente me pregunta que me pasa y me dicen: “te noto algo”, yo sé que ese algo son mis ojos que están expresando algo y solo la gente que me conoce realmente no necesita preguntar, porque hasta en fotografías identifican mi mirada y lo que transmite.

Reconocer algo que te gusta de tu físico va más allá del egocentrismo, es una forma de trabajar el amor propio.

Día 3: Personalidad o actitud que me caracteriza

Doy gracias por mi sensibilidad. Por muchos años en momentos llegué a molestarme por ser sensible y por llorar tan fácilmente (puedo llorar hasta con un comercial).

He recibido todo tipo de comentarios desde palabras de aliento, hasta burlas o reclamos por ser tan llorona.Un día me di cuenta que no debía de molestarme ni mucho menos avergonzarme algo tan maravilloso, ya que esto significa que soy una persona con mucha empatía y que lloro porque me pongo en el lugar del otro, por imaginar su dolor, su preocupación, su sentir en general y así fue como decidí aplaudir esta parte de mi.

Sigo recibiendo comentarios en su mayoría burlas, pero prefiero reirme con las ocurrencias o comentarios que me hacen y valorar este aspecto de mi personalidad que día con día me ayuda a orientar a la gente generando una conexión empática con ellos.

Día 4: Recuerdos inolvidables

Hoy les compartiré una colaboración que hice para otro blog referente al día del niño, en la que platico el mejor recuerdo de mi infancia.

Sin embargo, hay otro recuerdo inolvidable y ese se trata de mis abuelos. El de la primera foto es mi abuelo materno, el vivía en CdMx y nosotros vivíamos en Mty y un tiempo en Guadalajara. No sé exactamente cuantas veces fue a visitarnos, pero lo que sí recuerdo era la emoción de mi mamá por ver a su papá y la de mi hermano y mía por tenerlo en casa. Él era dentista y era apasionado de la caligrafía, la ortografía y la cocina. Tengo aún grabado en mi memoria su aroma, siempre olía rico: a loción y a limpio. Esta fue de las últimas fotos en las que lo vi así con ese porte ya que después su cuerpo se volvió lento para avanzar pero su memoria nunca falló. El de la segunda foto es mi abuelo paterno (omitan los looks ochenteros). Él vivió con nosotros un buen tiempo y era mi fan número 1 pues jugábamos toda la tarde y yo pasaba de ser cantante, bailarina, maestra a mesera (porque me pedía su café con galletitas). Era político, muy propio y con mucho estilo. Él conservó su porte por mucho tiempo, pero su memoria nos abandonó mucho antes de que partiera y eso rompió mi corazón. Los dos eran veracruzanos, así que las pocas veces que estuvieron reunidos frente a mi, era increíble verlos hablar por horas como dos grandes amigos, compartiendo recuerdos de su ciudad y disfrutando por supuesto de un buen café a una temperatura sumamente peligrosa. Gracias abuelos por enseñarme tanto, por ser dos ejemplos y guías, me faltó tiempo para disfrutarlos. Los adoro y los extraño siempre.

Día 5: Habilidad

Soy una persona que le cuesta trabajo tomar decisiones, a veces hasta las más banales llevan su tiempo. Una habilidad que considero un súper poder, es que al estar en una emergencia, situación de peligro o de supervivencia, sale mi habilidad de pensar con claridad y actuar rápidamente, sin titubeos y con la cabeza fría y lo acabo de volver a comprobar ya que mi hijo sufrió una caída y se fracturó su bracito.

Es curioso que en otras cosas me detengo a pensar o me paralizo y en este tipo de cosas actúo pero ya que pasa la situación me desmorono un ratito para liberar el estrés.

Hoy doy gracias por ser fuerte cuando lo necesito.

Día 6: Uno de mis sentidos

Cuando escribí la lista de cosas por agradecer yo sabía que quería agradecer al sentido del oído, pero no dejaré de mencionar a los otros.

Soy una persona muy visual y gracias a este sentido puedo observar, analizar, comprender mejor las cosas que me explican, el gusto me ha ayudado a probar cosas deliciosas, el tacto me sirve para sentir, amar, crear y el olfato que les digo, lo tengo muy desarrollado y parezco un sabueso que detecta olores desde lejos por lo te to mi memoria olfativa está muy desarrollada y ciertos aromas me llenan de recuerdos.

Decidí agradecer al oído porque disfruto mucho la música y a veces recurro a mis audífonos para desconectarme un poco de lo que sucede alrededor, para poder concentrarme en alguna tarea o simplemente centrarme en mi misma. El oído también me hace disfrutar las voces de los que quiero y es maravilloso volver a escuchar una voz que te hace recordar tanto, sobre todo si es de alguien que ya murió.

El oído es fundamental en mi profesión ya que me ayuda a escuchar lo que la persona necesita platicar.

Día 7: Amor

Doy gracias por la capacidad de sentir amor. Amar es una de las cosas que llena de vida y de satisfacción, amar implica un compromiso y entrega, saber que a pesar de ser distintos, con altas y bajas, mientras haya amor, todo pasa.

Una amiga casi hermana hoy me dijo que no sabe que poner porque tuvo hace poco una ruptura y eso me llevo a reflexionar que aunque el amor se esfume, podemos agradecer por cada segundo vivido, por la experiencia y por saber que podemos amar con todas nuestras fuerzas.

También doy gracias por el amor propio, ese que nos da la fuerza de vivir por y para uno mismo, para lograr lo que queremos y para creer que somos capaces.

Día 8: A mis hijos

Ellos son mi motor, mis dos pequeños maestros que me enseñan tanto y también son quienes me llenan de alegría con sus ocurrencias.

Son tan diferentes, cada uno con su carácter, sus gustos, su estilo, su forma de ver el mundo y de reaccionar ante diversas situaciones, pero a la vez son tan parecidos que a veces parecen gemelos con 4 años de diferencia.

Siempre quise ser mamá y me gustaba imaginar cómo sería, lo cual ha sido totalmente diferente a cómo lo imaginé y eso es lo que ha hecho más divertida esta aventura.

No soy perfecta ni quiero serlo, me gustaría verlos felices y plenos, que sepan que todo lo he hecho pensando en ser una mejor persona y que siempre sepan de memoria el camino a casa para encontrar mis brazos cuando lo necesiten. Los amo mis niños y gracias por llenar mis días de alegría, de adrenalina, de besos y abrazos y por enseñarme a ver la vida desde su perspectiva.

Día 9: Amigos

Los amigos han sido parte fundamental de mi vida. Hubo un momento que tenía tantos que a veces me partía en 3 o más para poder estar con todos, pero siempre en cada etapa tuve los que en ese momento eran los favoritos.

He perdido amistades de muchos años y amistades que tenían poco de haber comenzado, pero de cada experiencia aprendí algo, poco a poco la cantidad disminuyó y sobre todo cuando me convertí en mamá. Después volvió la época de tener muchas amistades pero esta vez supe que no siempre sería así, que son etapas que en un momento culminan y ya no solo por malos entendidos o distanciamientos por cambios de residencia, también porque uno se vuelve más selectivo y congruente.

Hoy tengo amigos, pero los verdaderos los cuento con los dedos de mis manos, son muy especiales para mi y es grato darse cuenta que a pesar de los años y con muchos, habernos perdido unos años, al volver a coincidir el lazo está más fuerte.

Gracias amigos por estar, por ser parte de mi historia, por hacerme reír y llorar, por llorar conmigo, por pedirme consejos, por invitarme a algún lado, por ser mis confidentes, por cada uno de los momentos que hemos compartido y por ser una pieza muy importante en el rompecabezas de mi vida.

Día 10: Hermano

Hoy cumple años mi hermano y estratégicamente puse el agradecimiento este día como parte de su regalo de cumpleaños.

Mi hermano hoy cumple 40 años, de los cuales la gran mayoría ha sido muy maduro, congruente, intrépido y sarcástico. Por ser los dos del mes de abril, por cumplir años con solo 3 días de diferencia y por haber estado en la misma recámara unos años, hemos compartido tantos momentos, festejos, desvelos e incluso a los amigos, ya que los suyos se convirtieron también en los míos.

Él me enseñó a pelear, a hacer travesuras, a jugar nintendo (y atari), a ver caricaturas que en ese entonces le llamaban "de niños", a inventar juegos con su gran imaginación, a saber que responder a un muchacho cuando se me acercaba, a aferrarme cuando necesitaba defender mi punto, a nunca distraerme cuando estuviera jugando luchitas (jajaja), a que hay que ser nobles y pensar las cosas antes de decirlas, a disfrutar ver películas y muchas cosas más.

Hermano (jamás te digo así jajaja): Estoy muy feliz de verte llegar al 4º piso y por compartir tantas cosas contigo. Le doy gracias a la vida por permitirme verte crecer, ver lo lejos que has llegado, lo comprometido que eres con tu trabajo, por tu bondad, por tu forma de ver el mundo, por ser el mejor tío para mis hijos y por convertirme en tía de una hermosa muñeca. Gracias por ser mi protector, mi punto clave para aterrizar cuando mi mente vuela y para impulsarme cuando los miedos llegan. ¡Te adoro! ¡Feliz cumpleaños!

Día 11: Trabajo o hobby Doy gracias por que hace algunos años comencé a trabajar desarrollando mi profesión y realmente es algo que disfruto mucho. Mi trabajo actual llegó cuando yo en mi mente tenía ciertos requisitos que quería cubrir y sin pedirlo, me ofrecieron justo lo que yo necesitaba ❤️ ​

Mi hobby es escribir y desde niña siempre tenia conmigo una libreta y una pluma, mis diarios eran novelas y las cartas de amor ni se diga 😄 Hoy puedo combinar estas dos cosas en este espacio y por eso doy gracias 😊

Día 12: Algo negativo que me haya sucedido

Cada experiencia dolorosa o amarga me ha dejado algún aprendizaje y hubo ​

​momentos en los que pensé que jamás pasaría esa etapa de melancolía; sin embargo comprendí (en algunas cosas) por que había pasado así y entendí que cada una de ellas han servido para formar a la mujer que soy ahora. Agradecer lo negativo, aunque me duela, me ha ayudado a tratar de ver lo bueno que hay alrededor. Cada día está lleno de matices de colores y de grises, por lo que los días grises trato de encontrar algún destello de color que me ayude a cambiar la perspectiva. Estas flores un día fueron uno de mis destellos de color.

Día 13: Por vivir un día más

Hoy doy gracias por cumplir un año más, por estar rodeada de gente que me quiere, me impulsa y me enseñan tanto.

Doy gracias por mi familia, por mis dos hijos, por sus besos llenos de sorpresas que dejan una marca en mi cachete y por sus bracitos que me rodean en forma de un abrazo enorme que en realidad abraza mi alma.

Este año que comienzo pido sabiduría, paciencia, fortaleza y mucho amor. Gracias por acompañarme en estos 13 días y por estar aquí. ¡Feliz cumpleaños a mi! .


Todos los derechos reservados www.gabrielaherrera.mx