¿Cómo ayudar a los niños a expresar y a reconocer las emociones?


En el tema de hoy quiero hablarte sobre la importancia de que los niños expresen e identifiquen las emociones.

¿Qué son las emociones?

"Las emociones son respuestas físicas y psicológicas ante sucesos reales o imaginarios que pueden ser conscientes o inconscientes y sirven para adaptarnos al medio, preservar la vida, darle sentido a nuestra experiencia y establecer o evitar vínculos con el medio". Luz María Peniche.

“Las emociones son el resultado de cómo experimentamos, física y mentalmente, la interacción entre nuestro mundo interno y el mundo externo.” Elsa Punset

Los niños desde pequeños pueden afrontarse a situaciones en las que sientan estrés, alegría, ansiedad, ira, desesperación, euforia y es posible que no sepan expresar en palabras eso que sienten o que no sepan que los hizo reaccionar así.

La alegría, la gratitud, la esperanza, la serenidad, el miedo, la vergüenza, la culpa, la ira, la tristeza son algunas de las emociones que forman parte de nuestra vida, sin embargo pareciera que algunas están permitidas y otras prohibidas.

MLXLS

Los niños pequeños probablemente solo identifiquen las básicas y claro me refiero a las que aparecen en la película de Intensamente (inside-out): Alegría, tristeza, furia, temor y desagrado o asco.

Las demás como lo vimos en la película surgen cuando se fusionan las básicas, lo que hace que éstas sean más complejas. Sin embargo es importante que desde pequeños, sepan identificarlas, nombrarlas, se permitan sentirlas ya que si no lo hacen desde ese momento, podrá repercutir en su vida adulta.

Lo más importante y que quiero destacar es que no hay que enseñarles que hay emociones buenas y emociones malas, lo importante es que sepa que todas son necesarias y cumplen una función.

Los adultos a veces asumimos que de acuerdo al género, el niño será más introvertido en todos los sentidos y la niña más expresiva, el niño casi no platicará sobre su día y la niña nos contará absolutamente todos los detalles. Pero esto no tiene por que ser así.

En las pláticas y orientación que doy a los padres, siempre hago énfasis en la importancia de motivar a sus hijos a comunicarse y a abrirse con ellos.

¿Cómo ayudar y motivar a los niños a expresar, reconocer y canalizar sus emociones?

A continuación te daré tips básicos para comenzar.

Los padres somos su ejemplo

Papá o mamá, ¿expresas tus emociones?. Si lo haces, para tus hijos será más fácil aprender a hacerlo y se sentirán en confianza al momento de sentarse a platicar contigo, sin embargo si tu no demuestras tus emociones, ¿crees que ellos sepan hacerlo?.

Es válido decirlo y abrirnos, a veces como papás no lo hacemos porque no queremos preocuparlos o no queremos que nos vean vulnerables, pero créeme que ellos a veces necesitan ver que papá y mamá son seres humanos que sienten, que les duele, que se molestan, se preocupan, se alegran y de esa forma, se identificarán más con nosotros.

Es importante poner en palabras como nos sentimos, por ejemplo si tu hijo te ve llorar y te pregunta que sucede lo ideal es decirle por que estas triste. Si en esta situación solo limpias tus lágrimas y le dices que no pasa nada, el mensaje que sembrarás es que cuando sienta ganas de llorar, será mejor que se limpie las lágrimas y se guarde todo lo que siente, o si tu no lloras y te molesta que lo haga, poco a poco dejará de hacerlo frente a ti y se tensará el canal de comunicación.

Por medio de cuentos

Leer un cuento a los niños, nos puede dar muchas herramientas al momento de realizar preguntas sobre el contenido, como por ejemplo:

¿Cómo crees que se sintieron los personajes? ¿Qué crees que puede hacer ese personaje para resolver el problema? ¿Qué pasó antes o después de ese problema o esa situación? ¿Se pudo evitar/motivar? ¿Cómo se siente el personaje? ¿Tu qué harías si estuviera s en el lugar de el o ella? ¿Cómo te sentiste tú?.

Durante la edad preescolar es común que los niños respondan sólo bien o mal, por lo que hay que motivar a ampliar la respuesta e indagar lo que para ellos es el bien y el mal e identificar si no hay alguna idea distorsionada como: me regañan porque platico mucho, eso es portarse mal, entonces soy malo.

Por medio del arte

Colocar en alguna de las paredes de la casa papel periódico, papel kraft o estraza o un pizarrón y utilizar ese espacio para desarrollar la creatividad. Puedes motivarlo a colorear con crayolas ó colores y hacerle preguntas sobre los dibujos que realizó: ¿Qué dibujaste aquí, quiénes son, cómo se sienten?.

Si a tu hijo se le dificulta expresarse, puedes pedirle que asigne a cada color una emoción por ejemplo: Para ti ¿cuál color sería el enojo? Imagina que responda rojo y en el dibujo que acaba de hacer predomina el rojo, con trazos muy marcados. Conocer la asociación del color a la emoción, te servirá para poder indagar más y ayudarlo a que exprese de alguna forma aquello que aún no puede con palabras.

Jugar con títeres o marionetas

Los títeres cobran vida cuando son utilizados por nosotros, podemos ponerles nombres, voces, roles, responsabilidades y crear toda una historia.

Podemos crear historias con temas que en ese momento angustien a nuestros hijos en las que puedan afrontar miedos, resolver de conflictos, analizar conductas, hábitos de higiene, etc.

También pueden jugar a intercambiar papeles, él/ella será papá o mamá, maestra, etc. Y de esta forma podrá expresar otro tipo de sentimiento y emociones.

Al jugar con títeres fluye la imaginación y al niño puede darle seguridad para expresarse y recibir mejor un mensaje en específico ya que no hay reglas de por medio como al utilizar un juego de mesa.

Identificar la expresión

Para bebés o niños muy pequeños, podemos mostrarles tarjetas, fotografías o pedirles que imiten nuestra expresión y así ellos podrán identificar si la persona está feliz, enojada, triste, asustada etc.

Utilizando las mismas imágenes o la imitación, podemos enseñarlos a empatizar y cuestionar el porque la persona está así y que podríamos hacer para ayudarlo a cambiar ese sentimiento (en caso de que sea alguno negativo).

Momento de comunicación en familia

Aunque este punto pertenece también al tema de comunicación, se relaciona con el tema de comprender las emociones y saber que hacer con ellas.

Si dedicamos un momento del día, ya sea la hora de la comida o de la cena para platicar en familia sobre lo que sucedió en nuestro día, que cada integrante tenga la oportunidad de compartir, le servirá a los niños para escuchar otras historias, para resolver conflictos, identificar las emociones o sentimientos que se despiertan ante determinada situación, como controlarlas y también les servirá para exponer sus propios puntos de vista o ideas nuevas.

Que desde pequeños aprendan a reconocer sus emociones, les ayudará a ser adultos más estables, más seguros, con menos dificultad para relacionarse, mantener una adecuada autoestima y que sus relaciones sean más solidas, duraderas y estables.

¿Necesitas asesoría sobre el manejo de las emociones de tu hijo? Puedes enviarme un correo a letrasdegabriela@gmail.com


Todos los derechos reservados www.gabrielaherrera.mx